5 consejos para cuidar a tu perro durante la primavera

Publicado por Alejandra Merino en

Llega la primavera y con ella el sol caluroso, las tardes ideales para salir de paseo. Tal vez uno que otro día lluvioso, pero lo menos.

Lo realmente importante es que podemos dejar el suéter, las cobijas y el encierro atrás y empezar a disfrutar los días al aire libre.

Pero debemos de tener cuidado tanto nosotros como nuestros peludos, ya que la épocas de calor traen consigo muchos problemas.

Consejo #1.- Consigue YA un repelente para tu perro

Estas épocas de calor hacen que los huevos de las garrapatas se rompan. Así estos animalitos buscan nuevo hogar, está de más decir que con ellas llegan muchas enfermedades.

Además de ser molestas y dolorosas para nuestros peludos, nos las pueden pasar a nosotros.

Los mosquitos no solo son latosos para nosotros, también para ellos, además de la molestia natural del piquete. Los moscos transmiten enfermedades como leishmaniosis y filariosis.

Estos indeseables parásitos pueden alejarse si tu peludo tiene un buen repelente.

Consejo #2.-  Trae contigo un dispensador de agua

La temperatura puede subir de golpe en cualquier momento y la hidratación es muy importante para cualquier ser vivo. Así como cargas con tu botella de agua, debes cargar con una botella de agua para tu perro o bien solo el plato de viaje para que puedas hidratarlo cuando lo necesite y no hasta que lleguen a casa.

Para ellos la hidratación es de especial importancia porque no todos regulan su temperatura corporal tan fácil como nosotros, en especial los de pelo grueso.

Una descompensación de temperatura combinado con deshidratación puede causar un aumento de respiración que provoca una aceleración en el ritmo cardíaco y puede desencadenar un paro del corazón.

Consejo #3.-  Cuida su alimentación

En especial en estas fechas te recomendamos que le des a tu peludo solo croquetas y premios duros tipo galleta.

Trata de evitar darle comida humana como premio o comida húmeda. Si lo haces vigila que sean ingeridos al momento, porque nuestros perros muchas veces suelen esconder comida “para después” y si es alimento húmedo o de consumo humano, con el calor puede echarse a perder antes de que se las coma tu peludo y esto puede provocar problemas gastrointestinales.

Consejo #4.- Cepíllalo

Los perros mudan de pelo dos veces al año, en otoño cuando se preparan para el frío y cambian el pelo delgado por uno más grueso y abundante que sirve de abrigo y justo ahora en primavera, donde cambian el abrigo espeso por un pelaje más delgado y liviano.

Esto trae consigo montañas de pelos por todos lados (en tu casa, en tu ropa, en tu cama, en tu comida, en tu coche y llegan hasta tu trabajo).

Esto no se puede evitar, va a pasar sí o sí,  pero el proceso puede ser más llevadero si ayudas a tu peludo cepillándolo constantemente para retirar esos kilos de pelo muerto.

Consejo #5.-  Cuidado con las alergias

Todos sabemos de alguien que sufre horrores con la llegada de la primavera y se la pasa estornudando, todo mocoso y con los ojos llorosos, esas pobres almas que no toleran el polen la pasan muy mal en esta épocas, pero los perros pueden sufrir de lo mismo, por la misma razón.

Así que se vea de encanto la foto de tu peludo en un descampado lleno de flores, piénsalo bien porque puede sufrir de alergia al polen o la picadura de insectos que están en estos ambientes como las abejas.

Pero si no resististe y lo llevas entonces cubre sus patas para que no se lleve rastros de polen entre los cojinetes y el pelo y llegando a casa límpialo (no lo bañes cada que salgan o se va a enfermar) con una toalla especial o un trapo designado para su aseo personal. Y si lo ves que estornuda, se rasca y se restriega contra muebles o paredes, llévalo al veterinario.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más nueva →


0 comentarios

Dejar un comentario