¿Tú perro come muy rápido? Elije el mejor plato

Publicado por Alejandra Merino en

La comida y los perros es todo un tema. Unos comen de todo, me refiero a todo (comida, adornos, zapatos, etc.), otros no comen nada (ni siquiera su alimento a menos que se los des en la boquita), unos comen muy lento y otros que comen demasiado rápido.

Las mañas que van adquiriendo nuestros peludos son debido a la relación que tenemos con ellos, es decir, muchas veces estos comportamientos son provocados por nosotros. Los perros destructores, que comen todo lo que encuentra, muy probablemente sean peludos que necesitan salir a hacer ejercicio, que tienen demasiada energía contenida o que reclaman atención.

Los que no comen nada pueden ser peludos que están deprimidos por pasar mucho tiempo solos o que gustan tanto de la comida humana que no quieren comer su alimento porque no les gusta.

Aquellos que comen lento es posible que se distraigan con facilidad o que coman entre comidas, no descartemos que este no es un comportamiento normal y que podría tratarse de algún padecimiento gástrico o dental.

Pero en esta ocasión nos enfocaremos a los que comen demasiado rápido y es que este comportamiento puede provocar muchos problemas de salud. Por lo general estos peludos sufren de ansiedad, que viven en manada (con otro y otros perros y esto provoca un cierto nivel de competencia) o que tiene algún parásito que no lo deja digerir bien y le provoca una sensación constante de hambre.

Una vez que el veterinario descartó la posibilidad de parásitos podemos enfocarnos en solucionar la velocidad de la ingesta de tu peludo, lo cual es necesario, porque un peludo que come muy rápido puede generar problemas digestivos como exceso de gases, dolor estomacal o vómito, puede atragantarse porque no mastica bien o puede provocarse una torsión de estómago.

La manera en la que podemos ayudarle a que coma más lento es cambiar el tipo de plato en el que come. Sí, así de sencillo puede llegar a ser.

Lo ideal es que desde pequeños los enseñemos a que coman despacio, esto se puede hacer entrenando a nuestro cachorro con la ayuda de platos didácticos que mezclan la comida con el juego y que fuerzan a tu peludo a buscar el alimento con la lengua prolongando el tiempo de la comida y evitando que se coma todas las croquetas de una sola vez, así aprenderá a dar bocados pequeños.

Pero si tu peludo ya es mayor y come a gran velocidad, cambiado su plato puedes ayudarlo a cambiar sus hábitos, por ejemplo, si es de los que suele vomitar después de comer, esto es porque al ingerir demasiado rápido la comida no da tiempo a que el alimento llegue al estómago quedándose en el tracto digestivo o bien porque al comer tan rápido se provoca reflujo, para ellos un plato elevado puede ser la solución ya que no fuerza a tu peludo a tener la cabeza agachada para comer, dejando despejada la tráquea y haciendo el paso del alimento más fácil.

Otra opción para disminuir la velocidad de tu peludo al comer es dividir sus porciones y distraerlo con la ubicación, es decir, puedes utilizar platos con varios compartimentos e ir usando compartimentos diferentes al poner las porciones, esto ayuda a que tu peludo tenga que ubicar primero el alimento antes de comerlo.

Un plato con obstrucciones o ranuras puede ayudar a evitar la formación de gases o el atragantamiento, ya que tu peludo deberá busca la manera de sacar las croquetas de entre los realces del plato con ayuda de la lengua y esto le llevara más tiempo por lo que su velocidad deberá de disminuir.

 

Trata de no darle de comer si lo ves ansioso, que no tenga distractores y que coma siempre a la misma hora y en el mismo lugar, esto evitará que tenga la sensación de no saber cuándo volverá a comer, sácalo a hacer un poco de ejercicio y cuídalo mucho, si notas un cambio radical en su forma de comer llama a tu veterinario.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más nueva →


0 comentarios

Dejar un comentario