Aprende a controlar las bolas de pelo de tu gato

Publicado por Alejandra Merino en

Los dueños de gatos saben lo místicos que son estos peluditos porque son animales muy elegantes que gustan estar limpios siempre, pero al mismo tiempo odian el agua y prefieren evitarla a toda costa. Por ello, su limpieza física la llevan a cabo a través de lamerse el cuerpo con sumo cuidado, esta actividad puede consumir la mayor parte de su día (cuando no están comiendo, durmiendo o rascando algo) y el resultado es un felino hermoso, pulcro, brillante y suave.

Pero su belleza y elegancia tiene un precio: las bolas de pelo, porque no importa que tan cuidadoso sea el felino, ni cuan seguido los cepillemos, siempre, siempre, siempre terminan tragando pelo sin querer.

En su gran mayoría y como debería ser, los peludos felinos eliminan esos pelos que se tragan por medio del excremento, sin que esto sea mayor problema, pero hay otros casos en los que es tal la cantidad de pelo que, sumado a una mala digestión, vuelve imposible su expulsión natural y terminan vomitando o escupiendo bolas de pelo húmedo y asqueroso que tenemos que levantar del piso o de los muebles.

¿Cómo podemos controlar esas bolas de pelo? Bueno, primero déjame decirte que no es ni normal ni natural que los felinos vomiten las bolas de pelo, de hecho, los gatos casi nunca vomitan (los perros en cambio lo hacen con mucho mayor facilidad) así que si tu gato hace esto es porque tiene problemas digestivos.

Revisa el alimento que le estas dando, si éste contiene muchos cereales es posiblemente la causa de su mala digestión, cambia su alimento especial que tenga alto contenido de fibra para que pueda expulsar el pelo por la heces.

 

También revisa que su alimento tenga omega 3 y omega 6, ya que estos aceites ayudan a la salud del pelo y evita que se le caiga en exceso.

Si notas que tu felino tiene náuseas, abdomen hinchado, esta estreñido, apático o tiene comportamientos extraños o esta de malas, es posible que tenga problemas con las bolas de pelo y estén atoradas en sus intestinos, para ayudarlo puedes darle un laxante suave que lo ayude a defecar sin comprometer su salud.

 

Otra forma de ayudarlo es eliminando el exceso de pelo suelto de su cuerpo, sobre todo en los cambios de estación que es cuando más pelo sueltan, esto lo hacemos cepillando a nuestro felino con una carda o cepillo especial para gatos, lo puedes hacer de manera suave, siempre cepillando en sentido del crecimiento del pelo, nunca en sentido contrario o le puede provocar dolor al arrancarle pelo sano.

Un gato sano y feliz no debe sufrir por las bolas de pelo, ayuda a tu peludo felino a que pase sus días jugando o durmiendo (cosa que aman con locura) y no vomitando y sintiéndose mal. Ahora si tu felino vomita una vez no es necesario que corras al veterinario, pero si lo hace de manera frecuente llévalo a revisión porque una bola de pelo atrapada en el intestino puede provocar graves problemas de salud.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más nueva →


0 comentarios

Dejar un comentario