¿Qué le pasa a tu perro en otoño?

Publicado por Brenda Suárez en

Aunque no lo creas nuestros peludos también resienten el cambio de temperaturas provocadas por las lluvias y la llegada del invierno.

La disminución de luz solar, las bajas temperaturas, la duración de los días, son cambios que para nosotros pueden ser normales y ajustables pero ellos requieren de nuestro apoyo y comprensión.

Es posible que en estos días veas que come más de lo habitual o que se queda con hambre, esto se debe a que su metabolismo está trabajando más rápido para generar más energía y guardar calor corporal.

Las lluvias torrenciales, los truenos y las granizadas tipicas de otoño pueden afectar a nuestros peludos también, sobre todo si son nerviosos, no están acostumbrados a los ruidos estridentes, a escuchar qué cosas chocan contra las ventas o como el viento silba entre las ranuras y esto puede provocar que el cortisol aumente provocando ataques de ansiedad.

Al igual que nosotros los animales necesitan luz solar, esta luz ayuda a regular los niveles de melatonina, entre más luz mayor regulación, cuando hay poca luz natural (porque los días son más cortos, porque esta nublado, etc) la melatonina aumenta y provoca cansancio, tristeza y mucho sueño.

El frio les afecta diferente, dependiendo del tipo de perro o gato del que hablemos, los de pelo largo están genéticamente diseñados para resistir temperaturas bajas, incluso cambian de pelo empezando el otoño y les sale un pelo más grueso y abundante, es posible que los veas más pachoncitos, pero los perro y gatos de pelo corto sufren más con las bajas temperaturas.

Por ello debemos de protegerlos, no debemos dejarlos afuera, si sufren mucho con el frio, ponerles un abrigo o un suéter ayudara a que mantengan el calor.

Debemos recordar que ellos también pueden sufrir problemas del aparato respiratorio a causa de las bajas temperaturas.

Cualquier padecimiento que presente tu compañero peludo requiere ser diagnosticado por un veterinario quien te dirá que tratamiento debes de seguir. Por favor, nunca automediques, cada perro y gato son diferentes,  las medicinas son especiales y la dosis depende de muchos factores.

Para ayudarlos a sobre llevar esta época evita sacarlos a pasear si está lloviendo, procura que tengan una ventana donde entre luz natural durante el día, si lo necesitan ponles un suéter y evítales los cambios de temperatura bruscos o que estén expuestos a temperaturas extremas.

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más nueva →


0 comentarios

Dejar un comentario