Programa y Ahorra
Iniciar sesión o Crear una cuenta
Más
Carrito

Higiene dental en perros y gatos

Publicado por 66438621 en

Higiene-dental-de-los-perros   Cuidar los dientes de tu mascota es muy importante, el cuidado de los dientes de tu perro debe de empezar desde temprana edad permitiéndote educarlo y acostumbrarlo al uso del cepillado. No esperes a que tu perro presente caries o alguna infección para revisarle el hocico, esto le puede causar dolor e inflamación. Por eso es recomendable cepillarle diariamente los dientes a tu perro, para ello existen varios productos para la higiene dental, tales como pasta de dientes, juguetes para limpiar los dientes y cepillos especiales para facilitar la limpieza, incluyendo los conocidos dedales. Primero que nada, es muy importante no usar productos dentales de HUMANO ya que la mayoría tienen flúor, que es extremadamente venenoso para los perros. NECESITARÁS Pasta de dientes para perros (no usar pasta de dientes para seres humanos) Manos limpias con uñas cortadas (para seguridad del perro) Cepillo de dientes o dedales para perros (cerdas intermediarias) Agua Un espacio tranquilo Y mucha ¡Paciencia!   Introducción 1.- Lávate muy bien las manos y dale de probar la pasta 2.- Unta muy bien la pasta en la superficie de los dientes y encías 3.- Pon pasta en el cepillo o dedal  y remójalo un poco en agua 4.- Con suavidad, sujeta el hocico del perro y empieza a cepillar solo los colmillos con movimientos verticales, lleva el cepillo desde la encía hasta el extremo del diente 5.- Evita cepillar más allá de donde puedas ver 6.- Cepilla los 2 lados de la boca realizando movimientos circulares. 7.- Repite este procedimiento hasta que hayas cepillado toda la boca 8.- Para una mayor protección hay que cepillar los dientes todos los días       Cuándo llevarlo al veterinario   Independientemente de si le cepillas los dientes a su perro o no, se debe observar el interior de su boca todas las semanas. Si ves alguno de estos signos de problemas dentales, llévalo al veterinario: Excesivo mal aliento Cambio de hábitos al comer o masticar Si intenta rascarse la cara o la boca Depresión Salivación excesiva Dientes desalineados o faltantes Dientes descoloridos, rotos, faltantes o partidos Encías enrojecidas, inflamadas, doloridas o sangrantes Incrustaciones de sarro amarillento a lo largo del borde de la encía Bultos o pólipos dentro de la boca.      

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario